El último día del año

Publicado el 31 diciembre, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Por: Oswaldo del Castillo.

Cuánto no se habrá escrito del último día del año. Quisiera ser empático con todas las personas que viven una situación diferente a lo normal. Las historias se cuentan por miles o millones, por semejanzas o por diferencias, pero todas serán historias que alguien como tú o como yo contaremos de las circunstancias que vivimos o estamos viviendo. El último día del año será como cada noche al acostarnos; la  reflexión se hace obligada y claro, salvar al espíritu se convierte en la hazaña del momento. El día último de cada año no es, ni será distinto al día último del vencimiento de una deuda, o de una letra o de una espera. Simplemente será el término de una temporalidad en la que habremos de revisar para dar cuenta de nuestro desempeño. Es sin duda alguna, la revisión de un plan, por corto que sea, para evaluar lo hecho o lo que ha quedado pendiente para otro momento. Es el balance de algo que termina,  considerando que hubo una revisión al inicio del jornal. El día último del año lo hemos convertido en algo que muere y nace de nuevo. En la metáfora de lo viejo en contraste con lo nuevo. Sin causarnos mayor daño, habremos de permitirnos renacer de nuevo, para que esto se dé, habremos de morir. El día último del año será entonces la semilla, que para que dé frutos tendrá que morir. La expectativa de cada quien es revivir la esperanza de que el que vendrá será sin duda mejor que el que se fue, sin imaginar que es solamente el continuum en la línea del tiempo en la que habremos de existir hasta no morir. Hoy es el último día del año, para empezar de nuevo a imaginar lo que vendrá,  algunos más blindados que otros, y otros más descuidados que otros tantos. Como sea, la costumbre puede más que el amor, por lo que habremos de decir Feliz Año Nuevo, dejando en el olvido al desgraciado año viejo. 31/12/2020. Oswaldo del Castillo.