Checo Pérez es el deportista del año

Publicado el 31 diciembre, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Por José Ángel Rueda

La imagen del piloto Sergio Pérez en todo lo alto del podio, con la bandera mexicana en una mano y el trofeo del Gran Premio de Shakir en la otra, ya corresponde al acervo histórico del deporte nacional.

Cuando más difíciles se habían puesto las cosas, el Checo sacó lo mejor que tiene e hizo vibrar a México con un primer lugar que bien podría considerarse una hazaña, por lo complejo que es llegar ahí y encima mantenerse, y porque en cincuenta años, desde aquellos años de Pedro Rodríguez, ningún mexicano había podido escuchar su himno en la Gran Carpa.

El piloto mexicano, contra las cuerdas por no tener asegurado un asiento para la temporada 2021 y bajo una guerra constante de declaraciones con Racing Point, firmó una de los mejores años de su carrera, al finalizar en el cuarto lugar general, con 125 puntos. El esfuerzo y el trabajo trajeron su recompensa, y para el 2021 el Checo correrá bajo la velocidad de la escudería Red Bull. Por todo eso y más, el piloto tapatío fue elegido por los lectores del ESTO como el Mejor Deportista del año, un reconocimiento más que merecido.

Además de la del Checo hubo otras hazañas, historias dignas de contarse y que hicieron de este 2020 tan difícil algo más llevadero, como la de Julio Urías, pitcher de los Dodgers. Al centro del montículo, en el momento de más presión, el mexicano hizo recordar los mejores tiempos del Toro Valenzuela, al tirar con arrojo y carácter una Serie Mundial inolvidable, aunque fueron quizá esos tres últimos strikes del dramático juego siete ante las Rayas de Tampa Bay los que más quedarán en la memoria. Tres rectas consecutivas e inapelables que le dieron al equipo de Los Ángeles su primer título en 32 años y que lo confirmaron como un lanzador capaz de cargar con el peso de la historia.

O está también la hazaña de la tenista mexicana Renata Zarazúa, que logró superar los obstáculos que impone el tenis nacional para meterse a las canchas de París y conseguir la primera victoria mexicana en 20 años en el prestigioso Roland Garros. Zarazúa saltó a la tierra batida y sin contemplaciones ni se impuso a la francesa Elsa Jacquemot en apenas una hora y cuatro minutos. Posteriormente, ya en la segunda ronda, con 23 años recién cumplidos, terminó su sueño al caer ante la ucraniana Elina Svitolina en tres sets, aunque más allá de la derrota, demostró que tiene la calidad para jugar en los principales torneos del mundo, un terreno poco explorado por tenistas mexicanos en los últimos años. No hubo derrota, solo aprendizaje.

Otro deportista mexicano que logró romper las barreras fue el golfista Carlos Ortiz, al coronarse en el Houston Open, del PGA Tour. El tapatío fue el primer mexicano en ganar una fecha principal en los últimos 42 años y encima lo hizo al vencer por dos golpes al estadounidense Dustin Johnson, quien está rankeado como el número uno del mundo. Con su victoria, Ortiz remontó lugares en la clasificación y cerró el año en el lugar 63. Su hazaña nos recordará que aún en una época tan complicada como ésta no existen imposibles.

Con información de esto.com.mx