Diálogo Deportivo

Publicado el 12 diciembre, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Por Francisco de Asís Solís Reátiga

La familia ciclista de Sinaloa está de luto por el deceso de su máxima gloria e inmortal del Salon de la Fama de Culiacán, Enrique Vázquez Guerrero conocido como Kiki Vázquez.

Solo el mochitense Rubén Camacho Salas, fallecido hace tres años superó sus triunfos que culminaron con una brillante participación en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá en 1976 al ubicarse en el lugar 23 de la prueba de ruta, siendo el mejor seleccionado mexicano superando a Francisco Javier Huerta y al hombre de Monterrey, Luis Rosendo Ramos, entre otros.

Ambos, Enrique Vázquez Guerrero y Rubén Camacho Salas fueron grandes amigos, más allá de mi función de reportero.

Se confesaron, lloraron y rieron junto a este columnista en diferentes etapas.

Cosa curiosa, nunca los ví correr en competencia solo en entrenamiento.

La fama de Kiki Vázquez empezó al ganar en los años 1961 y 1962 los campeonatos nacionales de velocidad pura en el Distrito Federal que le valió ser concentrado por la Federación Mexicana de Ciclismo para participar en las Olimpiadas  de Tokio, Japón, pero al final el entonces presidente de la FMC, prefirió seleccionar a su hijo mayor en un acto injusto y deshonesto.

Las ilusiones de aquel joven culichi nacido el 14 de febrero de 1942,se derrumbaron y triste a su llegada a Culiacán, abrazo con fuerza a su novia Lupita Correa, con la cual contrajo nupcias años después.

Siguió corriendo arrasando -pese a su baja estatura – en todas las competencias en Culiacán, Hermosillo, Parral en Chihuahua.

Me contaba que tenía una estrategia tipo atletismo ,que consiste en que los rivales se cansen en el trayecto y a 200 ó 300 metros dar el Sprint final o el escape definitivo.

Aunque a Vázquez Guerrero le gustaba estar, entre el pelotón de punta en las competencias dejaba ir a los escapados para después atraparlos y superarlos en la meta.

El diminuto pero gigante ciclista fue una figura reconocida por más de dos décadas en el ciclismo de Sinaloa y Sonora, pero la herida de no haber asistido a las Olimpiadas de Tokio, Japón en 1964 nunca cerró, pero la aceptó con gallardía como todo un valiente arriba y abajo de la jaca de acero.

En la actualidad Vázquez Guerrero esperó con ansias que su nieta Lizbeth Yareli Salazar Vázquez asistiera en agosto de 2020 a las Olimpiadas de Tokio, pero la Pandemia del Covid-19 lo impidió y también le cortó su existencia terrenal al fallecer por esa maldita enfermedad la madrugada del pasado 4 de diciembre en El Hospital del IMSS frente al estadio de béisbol Nación Guinda sede de Los Tomateros de Culiacán.

Los aficionados del ciclismo de los años sesentas y setentas supieron valorar las hazañas del ciclista Enrique Vázquez Guerrero o Kiki Vázquez en una época en la cual el cine y el béisbol eran el entretenimiento preferidos de los culichis, hombres y mujeres productivos que no sufrían de violencia solo de robos de delincuentes de poca monta.

Enrique Vázquez Guerrero tuvo en sus hijos Enrique y José Manuel y sus nietas Lizbeth Yareli Salazar Vázquez y Karen Flores Vázquez la dinastía ciclista más exitosa y prolífica de Sinaloa.

Descansa en paz. Ia gloria inmortal del ciclismo y miembro del Salón de la Fama Municipal de Culiacán, Enrique Kiki Vázquez.

CARLOS ARCE FUE UN TIGRE EN EL BÉISBOL.

El hoy ingeniero civil, Carlos Arce fue uno de los mejores lanzadores oriundo de Culiacán que perteneció por casi una década al equipo de Los Tigres del México del legendario Alejo Peralta.

Arce se llevó al Tigres a tipos como Carlos Osuna de gratos recuerdos.

Arce se distinguía por su bola rápida de más de 90 millas aunque a veces alcanzaba las 93 y hasta 95 millas, con la cual ponchaba a tipos como Ramón El Diablo Montoya y otros rivales de los acérrimos Diablos Rojos del México, Sultanes de Monterrey, Charros de Jalisco, Acereros de Monclova, Plataneros de Tabasco, entre otros.

Se retiró de los montículos para casarse con su novia y el béisbol se quedó sin uno de sus grandes exponentes de la pelota veraniega de la Liga Mexicana del Béisbol.

Culiacán ha sido un gran nido de brillantes peloteros como Victor Manuel López, Geovanni Zamudio, Óliver Pérez, Julio César Urías, Carlos Gastélum, Jesús Mú Núñez, Rosario Castro, Ignacio Tochín Cisneros, Julio César Benítez, y tantos otros que deleitaron con sus jugadas individuales defensivas y ofensivas a los aficionados de diversas épocas en el tiempo y en el espacio.

Otros adoptados como culichis fueron el regiomontano Tomás Pipuyo Arroyo pitcher de gran velocidad y con una variedad de lanzamiento s que marcaron todo un estilo y el segunda base de Guaymas, Sonora, Gilberto Solís Villareal, mejor conocido en el ambiente beisbolero como Gilillo Villareal.

Dos figuras del béisbol mexicano cuya fama trasciende en el tiempo y en el espacio.

EL BARCELONA APAGADO Y SIN LUCES.

Aunque se mantiene entre los mejores 10 equipos de Europa El Barcelona ,ya no brilla desde que su máximo delantero Lionel Messi, anunciara su deseo de abandonar sus filas en busca de más euros y otros aires.

Por cláusula de contrato, Messi se queda otro año y salen tipos como Luis Suárez y El Barcelona empieza a perder su brillo, su estilo alegre, rápido y de muchos goles.

En la Champions League ya no es el equipo favorito y lo superan El Juventus con Cristiano Ronaldo, el PSG de Neimar Jr, y El Real Madrid de España.

Son pocas las genialidades de Lionel Messi y es mejor que lo dejen ir.

Barcelona puede despertar, sin duda alguna.