La Corte Suprema de EE. UU. rechaza bloquear el desvío de fondos para el muro fronterizo

Publicado el 1 agosto, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Por  Natalia Plazas

El alto tribunal rechazó una solicitud respaldada por los demócratas para bloquear fondos desviados del Pentágono para la construcción del muro fronterizo con México. Hasta el momento 2.500 millones de dólares del presupuesto del Departamento de Defensa están siendo utilizados para ese cometido.

La decisión emitida por el Supremo fue el resultado de un voto dividido en el que los cinco jueces conservadores del alto tribunal dieron su negativa y los cuatro progresistas la apoyaron. Con esa medida se anula la petición realizada por una coalición de organizaciones apoyadas por la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes.

El recurso, realizado la semana pasada, pedía al tribunal revertir una decisión tomada por el mismo ente en el que este autorizaba el uso, de forma temporal, de 2.500 millones de dólares de fondos del Pentágono para la construcción de tramos del muro fronterizo a la espera de una decisión definitiva del alto tribunal.

Los demandantes habían argumentado en su petición que una vez el supremo resuelva un fallo definitivo los fondos, empleados para construir tramos del muro en Nuevo México, Arizona y California, ya se habrán invertido, puesto que esas partes del muro hace tiempo están en construcción.

La Corte Suprema emitió su fallo en julio pasado y desde entonces la Administración ha utilizado los fondos para construir carreteras, cercas e iluminación en los estados mencionados, asegurando que se trata de lugares identificados como corredores de tráfico de drogas.

Los demandantes alegan una construcción ilegal que tendría que ser demolida

Uno de los abogados demandantes, Dror Ladin, de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, ACLU, por sus siglas en inglés, advirtió que en caso de que el Supremo les acabe dando la razón en su decisión final, reclamarán la demolición «de cada milla construida ilegalmente».

El litigio inició cuando en 2019 Donald Trump recurrió a declarar una emergencia nacional en la frontera sur para desviar fondos desde el Departamento de Defensa y construir así el muro después de la negativa del Congreso a conceder al Gobierno los fondos suficientes para la construcción íntegra del proyecto, una de las promesas de campaña del presidente. 

Tras declarar la emergencia nacional, el Gobierno desvió unos 6.600 millones de dólares del presupuesto del Pentágono y del Departamento del Tesoro que, sumados a los 1.375 que el Congreso le había aprobado, serían destinados para la construcción de unos 376 kilómetros de muro.

Sin embargo, al conocerse la noticia de la reasignación de los fondos, la medida implementada por Trump rápidamente fue rechazada por numerosos sectores políticos, jurídicos y sociales y las demandas para detener ese proceso, que incluyeron las de los fiscales generales de 16 estados, han escalado hasta llegar a la Corte Suprema, que tiene que emitir un veredicto final.

A menos de 100 días para las elecciones de noviembre y en un momento complejo para el republicano, que ha visto caer en picado su popularidad por su gestión de la pandemia de coronavirus, el desplome de la economía y su rechazo a las protestas raciales, las más fuertes en el país en décadas, Trump no renuncia a una de las promesas que lo llevó al poder en su primera carrera a las urnas y ha prometido dejar construidos unos 725 kilómetros del muro en 2020.

Con información de france24.com