Culiacán, huele a hambre

Publicado el 31 julio, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Por Francisco de Asís Solís Reátiga

 La Pandemia del Coronavirus, arrastró a Culiacán no solo desempleo, bajada de sueldos al 50 por ciento sino hambre y desesperanza entre personas de la tercera edad, madres solteras y que viven de honorarios.

 De una manera u otra afectó a todos los grupos sociales, alta media y baja.

 Pandemia del  Covid-19 es democrática, sin distingos de oficios o profesiones.

 Lo mismo los músicos, pintores, carroceros, albañiles, mecánicos, decoradores de interiores, taxistas, sufren por surtir las despensas a sus hogares.

 Son los nuevos rostros del hambre con su futura nueva normalidad.

Nadie se imaginó que el 2020 azotaría una pandemia de estas proporciones con sus consecuencias de dolor, muerte y golpe certero a la economía familiar.

Tardarán años los sinaloenses en reponerse de este déficit económico y de empleos. Y no todos lo van a lograr