COVID-19: 14 estados operarán en «rojo» y 18 en «naranja» la próxima semana

Publicado el 27 junio, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Chiapas, Ciudad de México, Querétaro y Veracruz avanzaron a color «naranja», mientras que Colima, Hidalgo y Nuevo León retrocedieron a «rojo».

La Secretaría de Salud informó que 18 entidades operarán en color «naranja» (riesgo alto), mientras que solo 14 permanecen en «rojo» (máximo riesgo) del semáforo epidemiológico para la semana que va del 29 de junio al 5 de julio.

Esta semana hubo más movimientos en el semáforo, respecto a la semana pasada: Chiapas, Ciudad de México, Querétaro y Veracruz cambiaron a color «naranja», mientras que Colima, Hidalgo y Nuevo León retrocedieron a «rojo».

Los estados que permanecen en rojo son Baja California, Colima, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco y Tlaxcala.

Mientras que Aguascalientes, Baja California Sur, Chiapas, Ciudad de México, Chihuahua, Campeche, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas quedan en «naranja».

“Este tránsito a la nueva realidad debe ser asumido por toda la sociedad, no es un asunto de que el gobierno instruya solamente y la sociedad pasivamente adopte lineamientos tajantes, la sociedad son parte de la realidad del magnífico país”, aseguró el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell.

Por la tarde, la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, anunció el cambio de color, explicando que se debe a que se ha reducido el porcentaje de hospitalización.

«Aun cuando estamos en semáforo naranja a partir de la próxima semana, vamos a ir abriendo de manera paulatina y con estrictas medidas sanitarias. La pandemia sigue», indicó la mandataria.

Por su parte, el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, informó que en la entidad se mantenía el color rojo.

Al respecto, el funcionario de Salud comentó que no hay una situación de «contradicción» ni «preocupación» debido a que en la próxima semana ya está considerado un periodo de transición y ya se empezaron a identificar los procesos de adaptación convenientes.

Mencionó también el caso de Acapulco, Guerrero, que aunque permanece en «rojo», el puerto ha logrado mejorar sus condiciones para la atención de personas, debido a que la tendencia es muy positiva y han comenzado a reducirse los índices de tendencia de casos.

Señaló que junto con el gobernador de la entidad, Héctor Astudillo, se empezaron a estudiar los proceso de desconfinamiento con un esquema de orden.

Otros de los ejemplos que mencionó son el de Hidalgo, Sinaloa y Michoacán, donde se analizaron los procesos de desconfinamiento y áreas para empezar sus operaciones.

En el caso de la entidad gobernada por Omar Fayad, dijo que el mandatario ha estado atento a la situación con cambios que han ayudado a reducir movilidad y se aproxima a un esquema de apertura.

Puso el ejemplo de los balnearios, que son parte de la vida social y económica del estado, en donde se identificó que con un aforo limitado podrían entrar en operaciones sin que represente un riesgo.

En el caso de Sinaloa, mencionó que analizaron zonas comúnes y espacios comerciales junto con el equipo del gobernador Quirino Ordaz, para empezar a mantener actividades de comercio que son relevantes para el estado. Dijo que la epidemia está concentrada en Culiacán y en un segundo plano Mazatlán, pero el resto del estado se encuentra en una transmisión muy baja.

Junto con el gobernador Silvano Aureoles, en Michoacán, se analizó, por ejemplo, la apertura de sitios de culto y se organizó que las misas en iglesias grandes en Morelia y otras localidades puedan hacerse de manera organizada, con aforo cuidado de 50% que permite sana distancia entre personas que concurren.

Con información de expansion.mx