‘Es mi deber ayudar a la humanidad’, ingeniero de Microsoft se dejó inyectar la vacuna contra COVID

Publicado el 25 junio, 2020 Publicado por Rosy Gámez

Neal Browningn recibió dos dosis de la vacuna, pese a que esta puede causarle daños en sus riñones, hígado y otros órganos de su cuerpo.

Neal Browningn, ingeniero en Microsoft, decidió formar parte de los voluntarios en los que se prueba la vacuna contra el coronavirus, pese a que esta puede causarle daños en sus riñones, hígado y otros órganos de su cuerpo.

» Vivo muy cerca de donde se hacen los estudios, estoy sano y tengo la edad requerida, siento que es mi deber y el de cualquiera que tenga las mismas circunstancias que yo, el de ayudar a la humanidad», dijo en entrevista con Adela Micha para el programa En EF Y Por Adela.

Indicó que después de enviar un correo electrónico con su tu nombre y teléfono , le llamaron para examinar su historial médico de forma minuciosa y comprobar que se encontraba sano y apto para recibir la vacuna.

«Fue muy largo y a fondo, revisaron todo mi historial médico buscando alguna enfermedad, cirugía o algo que haya tenido en el pasado, documentaron mi presión sanguínea, tomaron muestras de sangre, revisaron toda mi química sanguínea para asegurarse de que mis riñones, páncreas e hígado estuvieran funcionando bien», detalló para el programa de El Financiero Bloomberg TV.

Detalló que son 45 personas en las que se están probando las vacunas contra el coronavirus, las cuales están divididas en grupos de 15.

Él recibió la primera dosis el 16 de marzo y la segunda, el 16 de abril, aunque cada semana tiene que ir a que le saquen sangre, la cual es enviada a un laboratorio para se analizada.

«Mi dosis es 25 microgramos, lo que hicieron fue escalonar en intervalos de dos semanas, así que dieron una dosis baja de 25 microgramos a un grupo, esperaron dos semanas para tener las pruebas en de sangre y tener respuestas de la gente confirmando que era seguro, y después le aumentaron cuatro veces mas 100 microgramos y esperaron dos semanas para asegurarse que no hubo efectos secundarios en ese grupo, y después aumentaron a 250 microgramos la dosis para asegurarse que tampoco tendría problemas con la gente», explicó.

«Luego será un estudio largo porque para que una vacuna sea exitosa, el anticuerpo debe permanecer en el cuerpo por un año y tengas la inmunidad en ese periodo de tiempo, por que si solo sirve para unos cuantos meses la gente va a estar teniendo que ir al doctor para vacunarse más seguido y eso no es lo ideal», detalló en la charla.

El también ingeniero en Microsoft dijo que se encuentra en casa debido a que la empresa para la que trabaja le dio la oportunidad de trabajar desde su domicilio y que hasta ahora no ha tenido reacciones a la vacuna, solo la molestia de la inyección.

Con información de elfinanciero.com.mx