Bajo seguridad, despiden los LeBarón

Publicado el 9 noviembre, 2019 Publicado por Redacción EntrePalabras.Mx

En la comunidad de La Mora, Sonora. En el ataque murieron tres mujeres y seis menores; otros ocho niños escaparon.

Cientos de personas despidieron este jueves a Dawna Ray Langford, de 43 años, y sus hijos Trevor, de 11, y Rogan, de 2, quienes fueron masacrados el pasado lunes, junto con otras dos mujeres y 4 menores.

Estos integrantes de la familia LeBarón fueron sepultados en una sola tumba en el panteón de la comunidad de La Mora, bajo el resguardo de militares.

Hombres con palas ayudaron a preparar el terreno en un pequeño cementerio en la comunidad ubicada en el municipio de Bavispe, Sonora, donde se pueden ver de forma alternada casas con estilo estadounidense, establos y huertos. Los mismos familiares tallaron a mano los ataúdes de pino.

Vehículos del Ejército mexicano pasaban con regularidad por el único camino pavimentado en La Mora, ofreciendo la seguridad que faltó el día de los asesinatos.

Dawna y sus hijos fueron tres de las víctimas mortales que dejó un ataque de hombres armados ocurrido el lunes en los alrededores del rancho La Mora, donde abatierona tres mujeres y 6 menores, integrantes de la familia LeBarón. Ese fatídico día, tres mujeres y sus hijos, en total 17 personas, viajaban en tres camionetas que fueron atacadas por presuntos miembros del crimen organizado. Las autoridades apuntan a la organización criminal de “La Línea”.

En el ataque murieron las tres mujeres y seis menores. Otros ocho niños lograron escapar, cinco de ellos resultaron heridos y sólo tres permanecen hospitalizados en Arizona. Las madres y sus hijos recibieron disparos desde una zona alta, y en el caso de la hija de Adrián LeBarón y sus cuatro hijos, después de asesinarlos sus atacantes movieron la camioneta, le rociaron gasolina y prendieron fuego con los cuerpos adentro.

Zona blindada

La comunidad asentada en La Mora, Sonora, formada por familias que profesan la religión mormona, consta de viviendas construidas a semejanza de las casas en Estados Unidos. La mayoría de los habitantes se comunican en inglés, sin embargo, también dominan el español. El asentamiento está rodeado de montañas y personal militar que resguarda desde el lunes la zona a donde sólo se permite que entren los familiares y amigos de los deudos, así como representantes de medios de comunicación.

Los servicios funerarios iniciaron a las 10:20 horas en memoria de Dawna Ray Langford y sus hijos Trevor Harvey Langford y Rogan Jay Langford.

A las 14:00 horas se llevó a cabo otro servicio donde se rindió honores a la memoria de Ronitha, hija de Adrián LeBarón.

Los restos de las nueve víctimas, cinco de las cuales fueron calcinadas, fueron colocados en sólo tres féretros porque se trataba de tres madres y sus pequeños hijos, dos de ellos bebés hijos de Ronitha LeBarón, quien murió junto a cuatro de sus siete hijos.

La familia recogió a sus muertos

Adrián LeBarón narró que ante la tardanza de las autoridades el lunes cuando sucedieron los hechos, los familiares decidieron llevarse los cuerpos que colocaron en una camioneta, pero llegó el Ejército y se hizo cargo de ellos.

Mientras lo platica enseña la foto de Christina, quien salió de la camioneta con las manos en alto pidiendo que no siguieran disparando y recibió dos tiros a la altura del corazón.

En la foto que muestra en su teléfono celular se ve a una joven recostada sobre su lado derecho y se le aprecia la sangre en el pecho.

Los cuerpos de Ray Langford y sus dos hijos fueron inhumados en el panteón de La Mora, “porque ella amaba este lugar”, dijo su padre.

Mientras que los de Ronitha LeBarón y sus cuatro pequeños serán llevados este viernes a la colonia LeBarón en Galeana, Sonora, saldrán en caravana y ahí serán inhumados ese día; la tercera mujer, será trasladada también a ese lugar donde la enterrarán este sábado.

Para una sociedad con criterio.